viernes






Estoy otra vez en Buenos Aires. Madryn es fea, con esa fealdad contradictoria de una ciudad en eterna construcción, paredes sin puertas, puertas sin ventanas, paredes sin techos ni ventanas ni puertas, casas sin habitantes, pero un mar helado y quieto que puede burlarse de los ralos arbustos patagónicos y del viento arenoso que nunca deja de soplar, tan magnético como poblado de cangrejos y aguavivas de tamaño inverosímil. Por supuesto, no osé meter ni el pie. De los animalitos de rigor, el peludo me resultó adorable, como los pingüinos, agonizantes por la escasez de sardinas o anchoas o lo que fuera que carajo coman, y que provocan unas ganas de tocarlos difíciles de dominar, aunque está absolutamente prohibido: "¡por favor, es sólo una caricia, si igual se va a morir!", intentaba yo convencer al guardafauna con un humor negro no muy bien recibido. A pesar de que el sol cocina como un horno de esmalte, sólo estoy blanca y no blanquísima; ya abandoné toda esperanza y con el tiempo descubrí el discreto encanto de ser un vampiro. Fui al puerto de Rawson, también, pero no quiero aburrir hablando de astilleros, y tomé el té galés pero no quiero ser quejosa porque, hombre, he probado tortas mejores, y aunque cargué el kilo y medio de 2666 a cuestas, no atiné a leer nada, ni tampoco tuve ánimo, habiendo tanto para caminar, por más lejos que esté de ser una entusiasta de las excursiones cronometradas. Tanto la fealdad como la belleza son contradictorias, allá y en donde fuera, y el gris no es un color tan mustio, después de todo.

40 comentarios:

Ricky dijo...

Me gustó esa conclusión. No porque piense eso del gris, mas bien por la intención de atemperar un poco el resumen vacacional.
La gente suele esperar historias alucinantes y apreciaciones que desbordan lujuria y optimismo, caso contrario empieza a sospechar que uno la pasó muy mal porque es un amargo o eligió mal el lugar o estaba espiritualmente en baja para ir o alguna combinación de todo esto. Ni muy muy ni tan tan y listo.

Ana C. dijo...

A mí también me encantan los peludos.

Anónimo dijo...

Alguna vez anduve recorriendo en auto esos paisajes de matas ralas y aire y vientos de tierra. El coche tenía un par de agujeros -en realidad, no es que tuviera agujeros, a los autos baqueteados simepre les pasa, no es que hay un huequito, lo sellás y seguís, aclaro, para que no me digas boludo- en el piso, le entraba tierra, por lo cual cada diez o veinte km debía para a lavarme los ojos, y por supuesto, estaba marrón, con una capa de tierra encima, y alrededor de los ojos todo negro de barro fabricado entre la tierra y el lagrimeo. Si sabía me llevaba una escafandra. En fin. Un espanto. werte

Anónimo dijo...

“Ya estoy tranquilo. Ya no espero nada. Ya sobre mi vacío corazón desciende la inconsciencia agraciada de no querer una ilusión”.
En fin, que no, que no es para tanto. Ya que hablas de viajes y caminos…
Ese sueño que sueña lo imposible, casi milagroso, es simplemente resultado de su incapacidad de adaptarse a la realidad. A veces se convierte en un traidor. Por ejemplo: ‘Alicia en el país de las maravillas’, cuando le pregunta al gato ¿querría usted indicarme qué camino debo tomar para salir de aquí?, eso depende en gran medida del lugar a dónde quiera ir, le dice el gato. Lo importante es que esa persona que camina por las calles sea un hombre libre. La literatura no basta para convencer o enamorar a alguien. Lo más laudable es ese hombre que, solo, se busca a sí mismo en el laberinto, y que a pesar del destino, decide cambiar su vida.
A Lestrigones ni a Cíclopes, ni al airado Poseidón, hallarás nunca, si no los llevas dentro de tu pecho, si no es tu alma quien ante ti los pone.
¿Qué te dijo el mar? Tal vez… un golpe de suerte para el pájaro bobo.

Alf.

Puck Robin dijo...

Cuando estuve, Madryn me pareció más que nada un macanudo lugar para leer (claro que 2666 puede leerse en cualquier parte).
Exacto eso de ciudad a medio hacer. Para bancarse el sol y el verano ahí nomás está Pto. Pirámides.

Anónimo dijo...

bienvenida, linda.
mar del plata es peor: hay gente.

una que se ríe dijo...

¿Realismo irónico?

Ariel dijo...

esos peludos son es-pec-tá-culares.

Y sí... lo bueno de las vacaciones es que es un tiempo para uno. Y así, hasta el gris se torna vital, como la bruma en el bosque.

Lucio dijo...

Cuando estuve poray me daba claustrofobia salir a la calle. No agorafobia, porque lo que me tenía mal era el techo bajo de la ciudá: claustrofobia exterior.

Bestiaria dijo...

no se cual es el peludo.
soy mongui.

Ana C. dijo...

Bestiaria, siempre tan polarizadora. No saber cómo es un peludo no la convierte automáticamente en "mongui", ni mucho menos, sólo demuestra que jamás anduvo por la Patagonia. Para su información, le cuento que es ese bicho con aspecto prehistórico de la segunda foto empezando desde arriba.

Minerva, a propósito, jamás he tenido la suerte de ver dos, uno al lado del otro, y ¡mucho menos tomando agua! Tenía la impresión que era un animal del desierto y más bien solitario.

Uy, me encantan los bichos ésos, y me encanta la foto.

Minerva dijo...

Ricky: Como si fuera que en las vacaciones pasan cosas más "locas" que durante el año, mientras que uno está menos predispuesto que nunca a algo que no sea relajarse y visitar lugares nuevos. No, no hay historias alucinantes, y no estimo que las haya en el próximo tiempo. Saludos.

Ana C.: Son lo máximo! Me fascina ese caparazón movible, tengo otra foto donde está todo como dobladito, y además cuando están tranquilos caminan de una manera muy divertida.

Werte: ¿Era un coche o el auto de los Picapiedras? Lo que sí, el viento mata, si te descuidás te hace caer, incluso. Lo único bueno que tiene ese paisaje es que te permite divisar animales al costado de la ruta, no tienen dónde esconderse.

Alf: No consigo comprender los comentarios que ha dejado en muchos de los posts, pero seguro es deficiencia mía. El mar no dijo nada, bastante esfuerzo le llevaba ser lo más frío posible.

Puck: La verdad que en Madryn no hay demasiado que hacer, excepto dar vueltas por la costa (y leer, claro). Lo que pasa es que si leo en la playa tremendo libro me da sombra y queda una marca cuadrada no muy estética...

Mara: Viva la misantropía! Claro que es peor, pero igual, yo esperaba aún menos gente. Habiendo tantos sitios para ir ¿tenían que elegir el mismo que el mío, eh?

Una que se ríe: Si usted se ríe tanto, algo de irónico tendrá, supongo.

Áriel: Eso de decir: "¡no voy nada a este lugar, no me levanto nada temprano (o tarde), no quiero tomar más sol, quiero un daikiri de frutilla, estoy harta de ver pingüinos, se me canta el jopo sentarme en este banquito!", y así, y hacer lo que te viene en gana.

Lucio: ¿Se refiere a las nubes bajísimas? Próximamente, fotos.

Besti: No es mongui, seguro los conoce, son como las mulitas y los armadillos. Incluso creo que es lo mismo con distinto nombre, y están en la foto tomando agua.

Ana C.: Son realmente prehistóricos, se parecen a un dinosaurio que tenía como espolones en el lomo, ¿cómo se llamaba? Le digo, en una de las paradas en Península Valdés, donde están los lobos marinos, en el lugar donde quedan estacionados los coches hay cuevitas de peludos, y andan por ahí lo más campantes, casi se dejan tocar y todo; por eso estoy tan cerca. Salud!

Pablo dijo...

tengo que ir en algun momento dejo todo y me doy una vuelta por esos rumbos. Creo que tengo tantas ganas que me imagino ahi

melquíades dijo...

¿Sigue habiendo TANTO olor a algas podridas en Madryn?

ceryle dijo...

Que ganas de ir, es uno de mis sueños. Y pensar que cada vez me alejo más. Es todo como tan prehistórico.

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Lo que sucede es que el gris es "ni", y eso no significa demasiado.
A mi me pasa algo parecido con los sitios grises.

Por un momento, (solo por un momento), parecía "Dogville".

LIndo Blog.
Saludos
LSD.-

el-warren dijo...

Yo quero volver a pirámides pero en Agosto-setiembre o fines de noviembe.
Antes o después de las manadas de avistadores.
Sigue estando el albergue del ACA?
No sé a mi Mdryn me gustó. Pero suelen gustarme casi todos los balnearios fuera de temporada.
La foto de los peludos
Excelente!

seb dijo...

a mi en bolivia me regalaron un quirquincho de la suerte, que es más o menos como ese bicho prehistóricos. sospecho que son todo lo mismo, con mulitas y armadillos.
creo que tu viaje fue muy minerva.
pero desde que volvistes, no se sabe de ti por estos pagos.
salú

Laleft dijo...

A mí me preguntan bastante, en época de vacaciones, qué tal es Madryn, porque viví muchos -y divertidos- años ahí. Y siempre contesto que es un lugar para estar de paso dos o tres días... o, cuarenta-cincuenta años.

angie dijo...

sur o no sur
la belleza y la fealdad pueden ser contradictorias porque son términos subjetivos.
y me consuela saber que no fui la única con vacaiones grises, aún en lugares donde explotan los sonidos y los colores....

Silvia Sue dijo...

Bueno, supongo que se me borró el comentario anterior. Te decía que me vino bien leerte y demitificar así la idea que yo tenía de Madryn.
Como todo recodo sureño, yo creía que era un lugar "soñado", como dicen las tías viejas. Puedo oler el pescado, Mine.

Y te decía también que con mi hermana nos matamos de risa viendo el "atorrante" que me le agregaste al link, ahora que me pasé a wordspress.

Pike Bishop dijo...

He ido alguna vez de vacaciones como si me hubieran echado 30 años y un día. Hace ya mucho que supe que la única marea que me gusta es la que provocan los hielos en un vaso bajo de whisky al removerlo.

Minerva dijo...

Pablo: Hay que ir, creo que no me expliqué bien, muchas cosas valen la pena ahí, sobre todo en invierno.

Melquíades: Y, con la bajamar de tarde quedan bastantes bichos y plantas en la costa, pero como yo iba a la mañana cuando pasaba el tractor limpiador...

Ceryle: Ya habrá oportunidad, para usted que se maneja en euros... somos una ganga para los europeos! :)

Lucy: Buena la comparación con "Dogville", es así, la nada misma -pero sólo si uno no sabe mirar-. Abajo del agua, sin embargo, hay cosas de todos los colores.

El-Warren: Sí, el albergue del ACA sigue estando, igual yo estuve medio de pasada, pero bastó para querer volver cuando haya ballenas. De todos modos Pirámides es otra cosa que Madryn, el mar y justifica todo. Saluditos!

Seb: Intimo a ud. explicite el término "muy Minerva" de inmediato. Cierto, los quirquinchos también son como éstos, y están por todas partes!

Laleft: Tanto tiempo! El que viene de una ciudad grande no se acostumbra, a menos que realmente quiera huir de ella. Para el resto... un descanso breve, permanecer más de la cuenta te hace correr el riesgo de morir achatado.

Angie: Precisamente, la "belleza" también es contradictoria. Puede ser una belleza insoportable y opresiva, o una fealdad con encanto, como la de allá.

SilviaSú: "Lugar soñado", jajajajaja! ¡Es típica palabra de vieja! Bueno, no sé, mi abuela ue y tiene la idea de que es soñado, pero a lo mejor dice eso a la distancia de los años. Respecto al "ay, déjeme, atorrante!", me imagino la frase exactamente así, o bien seguida de un "sinvergüenza!"...

Pike: Un vaso de whisky frente al mar puede resultar una buena combinación de mareas.

Anónimo dijo...

Perdone, merecía respuesta, pero estuve ausente.
El mar siempre dice algo, no tiene que ver con la temperatura. Pensé,
debe de ser quince años más triste que yo...
Alf.

Anónimo dijo...

Por cierto, no se preocupe, vivo al Norte del Norte, en Asturias...
Alf.

*m@N4* dijo...

belleza y fealdad ... 100% subjetivas, dependen del lente que las mire

c.ya!ºº

héroes_anónimos dijo...

Leyendo este blog me doy cuenta que me queda mucho por aprender. Realmente me siento un alumno al lado tuyo (si bien vos lo dijiste en tono sarcastico: "siga asi alumno"), es bueno saber que se puede seguir aprendiendo y mejorando esta maravilla que es escribir. Me enamoré de tu prosa, me emocioné, en toda mi masculinidad, con el último párrafo de "Contra todos los pronósticos". Realmente, sin sarcasmo ni falso elogio, te felicito. Me encantaría leer algo tuyo, fuera poesía o prosa.Beso.

Juan Martín dijo...

Todo un tema llevar 2666 a cuestas. Pesadito el libro che.

Giorgio Novalgina dijo...

y las fotos de minerva posando semidesnuda?

ufa!

Lucio dijo...

"Lucio: ¿Se refiere a las nubes bajísimas? Próximamente, fotos."

Si. Y por alguna razón sentía que la ciudad me empujaba al agua. Quizás sea locura mía, pero fue una impresión muy fuerte. De todos modos me pareció un tan lindo gran lugar.

gabriel dijo...

y si madryn es bastante feita, pero tiene lo suyo, lo mejor es hacerse amigo de un lobo marino y emobrracharse con ellos por los barcitos de la playa. Saludos desde Sao Pualo

Nandrolono dijo...

Nada como el secreto encanto de liberar a Willy...

Muy lindas las vinchucas esas grandes , ¿eh?

¿Trajiste alfajores?

Le diría que bienvenida y todo eso, pero no quiero abusar de la capacidad de decisión ajena

Anónimo dijo...

Que lindo que hayas estado por allá. Ahí vive mi hermana y me hiciste recordar de un viaje a Madryn, Gaiman, Península, Rawson de hace un par de años. Yo la pasé muy lindo, los peludos son lo más, increible que aún existan.

Leo Villano dijo...

AAAAAHHHHHH!! Esas excursiones cronometradas... Te apuran y te cortan el momento, justamente cuando la idea de viajar es conocer... y no te dejan conocer nada.

Además uno nunca puede ir adonde está LO VERDADERAMENTE IMPORTANTE.
Siempre te llevan al restaurante, el bar galés o a la tienda de ropa que, oh casualidad, "es la mejor del lugar". Que tongos tienen las empresas de viajes...


Pero bueno, supongo que uno va a estos lugares con la idea de abstraerse de la rutina de la ciudad, aunque vayas a esos lugares incómodos y ciertamente poco atractivos.

Un pingüino no se ve todos los días...

la Luc dijo...

Los lugares en sí mismo no tienen más valor que el que uno les da con su estado de ánimo.
Venecia fue un ciudad espantosa. San Pedro de lo más bello del mundo. No sé si se entiende.

Para ver pingüinos en cantidades descomunales hay que ir a la pingûienera de Punta Tombo. Ahí descubrís que tenemos que aprender demasiado del instinto. Para hablar con personas que aman a los animales y a la naturaleza y te contagian ese amor, hay que ir a Pta Pirámide. Madryn es fea, sí, pero en febrero, la luna en el mar es un sol brillantísimo.

Leo Villano dijo...

Estaba leyendo el comentario de acá arriba y es verdad. Todo depende del animo y la onda que le pongas.

Yo estuve en Pto. Pirámides y es cierto. Lo que te cuentan de los pingüinos es increíble. Lo mismo con los lobos marinos.
Debe ser porque los animales en sí son especiales. Mil veces mejores que los seres humanos (y no debo estar descubriendo nada nuevo...)

oktomanota dijo...

genialoes las fotgrafia de verdad , enhorabuena
saludos

Anónimo dijo...

madryn es fea? Bueh... vos donde vivis? tu casa debe estar en un lugar hermoso...Pinguinos en Madryn? te la vendieron cambiada...No sera en Punta Tombo los pinguinos? casas sin habitantes? no se que consumis pero aflojale por un tiempo, hace una cosa la proxima vez anda a veranear al obelisco ahi si la vas a pasar bien...Mar helado y quieto? Y si que queres la ciudad esta en un golfo como queres que sea el mar, esperabas olas? No, para eso hubieras ido a La Bristol y mar helado bueno...no sabias que ibas a la Patagonia, bueno te explico Puerto Madryn queda en la Patagonia, en la provincia del Chubut, la proxima agarra un mapa antes de viajar. Digo...asi no te decepcionas...Aparte no es cierto que el mar siempre esta helado, te puedo mandar mil fotos donde ves el mar lleno de gente bañandose. Que lastima que hayas escrito tantas huevadas

Viviana Fernández dijo...

Una basura los chubutenses. Se han adueñado de la naturaleza e impiden el contacto con ella. Nadie puede acercarse a los animales, excepto ellos, que son inimputables (de puro brutos, renegados y mierdas que son, digo). Por permanecer cerca de un pingüino que se me había acercado -ÉL A MÍ- un guardafauna me insultó.
No vayan a Punta Tombo, y tampoco al resto de la península Valdés.
No permiten bajar a la playa. Hay que mirar los animales a cientos de metros, desde miradores. Volví muy decepcionada.

fede dijo...

madryn es linda!