domingo

Contra todos los pronósticos

Es que el pendejo ése me dice "tía" -aunque no soy su tía- y yo me derrito como un iglú con los pies hundidos en el pavimento hirviente. "Tía, veníiiiii... a jugar con el tutú", y estira los mofletes -es decir, sonríe, pero me gusta la palabra "mofletes"-, y yo, temerosa de que la naturaleza me hubiera arrancado el instinto maternal de raíz, concibo la posibilidad de que, en lo más profundo de mí, exista un arcón de paciencia eterna, un corazón de maestra jardinera, un alma de vecina gorda y malcriadora que soporta caprichos con tantas ganas de abrazar como de ahorcar. Debe ser así, sin darse cuenta, en esa repentina ternura que se burla de todas las teorías anti-niños previas, que se despierta el deseo de parir criaturas como pollitos y tejer crochet mientras los miramos armar casas con bloques de madera.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Es increíble el momento en el que te das cuenta que ya no queres decir "viva Herodes" y te desarma y te maneja la gigantezca ternura de un chiquitín, haciendote pensar que tal vez no eras tan intolerante como creias.
PD: Tambien me encanta la palabra mofletes

Anónimo dijo...

pero con lo bien proporcionado de tus senos... un niño es un sacrificio, un "sobrino" no. ¿Por qué carajos todos están creciendo?!

deapoco dijo...

a eso se lo llama reloj biológico.
ojota.

xfiado dijo...

o Susanitis

Chiquilín de Bachín dijo...

Susanita, Susanita...

ambi dijo...

A pesar de todo habemos quienes no podemos perder la fe en el género humano, sobre todo cuando son chiquitines y se les puede enseñar a ser buena gente.

Abrazos maternales

Desdichada dijo...

ay por dios!

Irina dijo...

Minerva, cuando la hora sea llegada todo le saldrá como a las diosas.

Irina de Montevideo, por supuesto.

gabriel dijo...

ay eso fue taaan tierno q me dieron ganas de hacerle un hijo

Ca dijo...

Jejeje. Si, yo creo que, desde la trastienda, nuestro instinto maternal se ríe locamente desde todas nuestras consignas sobre la no-descendencia.

No era tan gorda dijo...

podés mandarnos una colaboración que necesitamos nuevas historias, la idea es contar el peor bicho que te hayas comido !!

Minerva dijo...

Lu: Claro, de todos modos es gradual. Primero te enternece sólo UNO, y lo diferenciás del resto de los niños caprichosos de este mundo; luego, vas sumando tolerancia hasta casi ser capaz de soportar cualquier berrinche con al menos un poco de entereza mental.

Niño: ¿Por qué? Dicen que con la maternidad o crecen o se reducen vilmente... y espero que se trate de la primera opción. Igual, pasará un largo tiempo hasta que yo sea madre, es sólo una idea vaga por ahora.

Deapoco: "Ojota". Dijo "ojota". Eso significa algo malo. ¡Doctor, cúreme, estoy convirtiéndome en una vieja ñoña!

Xfiado y Chiquilín: Al final, debía ser cierto que toda Libertad terminaba Susanita. Yo qué sé! Eso sí, está faltándome algo muy importante que una Susanita bien prevenida ha de tener en cuenta: un marido millonario para que se ocupe de mantener a los quince hijitos.

Ambi: Así las cosas, se ve que nadie enseña del todo bien a sus criaturas. Una siempre está convencida de que "los suyos" van a salir mejores, pero...

Desdi: Usted me da miedo. De última, es culpa de la naturaleza.

Irina: Gracias. No lo creo, pero gracias. Seguramente me equivocaré como todos los padres y madres del planeta. Un saludo, montevideana.

Gabriel: Si espera diez años, lo volvemos a hablar. Mande foto, jajaja

Ca: Y es tan burlón el muy atorrante, como diciendo "vos hablá nomás, que ya te voy a ver con un preescolar de una mano, un revoltoso de dos años de la otra y un bebé recién nacido colgado de la espalda, y lo más contenta".

Noeratangorda: Así, de primera, lo único que puedo decir es que el peor bicho que me comí fue una mulita, con el caparazón y todo (bueno, el caparazón no me lo comí)...

Sol! dijo...

Jejeje... tantos planes, tantos planes y el instinto tira todo por la borda...

Muy bonito su blog, señorita.

Un beso.

Anónimo dijo...

Para que Nombrar un dia y una hora si el destino no existe en los momentos claves...
Abrazos de "Deseos" incontenidos

ceryle dijo...

Doña Minerva, por favor, mantenga la compustura y no se deje convencer. ¿No se dio cuenta que le gusta porque es un niño ajeno?

Toro dijo...

Y yo dejo constancia que entiendo/siento lo que "empezaste" a sentir.

daniela gutiérrez dijo...

Minerva:
Tuve 4 hijos en esta vidita, la mayor a los casi 16 años, los muchachos en par a los 25 y mi "bebé" a los 31. A los diez años del último parto puedo decir sin miedo que los quiero, los quise y los querré supongo mucho más de lo que me nunca nunca imaginé. También hay días, momentos, tiempo en que no quisiera haber parido a nadie. Es así, inevitablemente.

Lo único que puedo afirmar es que si su busto es abundante como el mío tiene menos chance de caerse, arruinarse o lo que sea. He jurado reducirme a 85 en cuanto tenga un dinero que sobre!!!

beso

Ariel dijo...

(no estoy muy de acuerdo con la moderación de comentarios, pero bue, me gusta el blog...)
Hace ya más de un lustro que me encontré abstraído por vez primera ante un infante y hace rato sé de mi arcón de paciencia. El tema es en qué condiciones concebirlo. Ya con quién es un problema, pero que me resulta mucho menos angustiante que el temor por su manutención y mi hipotético achanchamiento.
A veces incluso pienso no tener nunca un chico por horror al futuro, pero al toque veo cada gil que crían nenes y ese futuro me da más horror aun.
¿Me entiende?

Lucio dijo...

Creo que mucho tendrá que ver con lo que digan después de la coma en la fórmula: "Tía, x."
Ej. x = Yo no lo maté.

Caudor dijo...

Yo todavía me rijo por las teorías anti-niños. Incluso pertenezco a una asociación: «Los herodianos» matamos niños a domicilio.

Maljardin dijo...

Brillante Minerva, brillante.

Anónimo dijo...

La naturaleza hará lo suyo (o no) pero podría asegurar que con solo leer el título del post, cuando se despierta ese instinto, se queda

Martino dijo...

Yo tendría hijos con vos. Pero no más de dos. En realidad querría tener uno con vos para compararlo con algunos otros que tenga con otra gente. Un presupuesto se me va a ir en experimentos afectivos. ¿Te parece en tres años?

melquíades dijo...

Se ve que yo todavía estoy en la fase del "que viva Herodes" =P

saludos!

Pablo dijo...

vas a tener que acostumbrarte. Hay cosas con las que no se puede pelear. Y eso no es nada. Recien estas viendo la punta de un problemon, espera un par de meses a que te salgan con algun planteo ahi te quiero ver. Suerte

Anónimo dijo...

Te puedo decir "tía"?

Anónimo dijo...

Es el instinto, no hay nada que hacer. Ya llegara el dia... Mientras tanto, esta bueno disfrutar de los sobrinos.

Jhonny dijo...

Los niños, esos pro-hombrecitos enanos? Cosa desagradable: niños correteando entre la gente en el momento alto de una fiesta. Aún así, ver crecer a mi hermana desde la panza de mi madre, me mostró que puedo apreciar a esos demonios. De hecho he mentido a la iglesia para que me otorguen el título de padrino, única ostentación de nobleza con la que me permito alardear. Creo que hay momentos en que uno desea eso, ya seas hombre o mujer; ahora, existe la posibilidad de desterrar ese deseo para siempre, sin culpa, sin pena, asi nomás.

Ah, por lo menos en lo que escribís, no te veo alma de "vecina gorda y malcriadora".

Anónimo dijo...

El mes pasado tuve tres dias de retraso y con mi novio teniamos la certeza de que venia un niño. Finalmente me vino despues de esa certeza. Por primera vez en nuestras vidas, lo lamentamos. Fue muy loco. Sentimos una clase de Amor superior, absoluta y redentora.

Elen dijo...

Es terrible, me ha pasado un par de veces... sin ir mas lejos, la semana pasada, cuando mi primito de 11 años me dijo que se acordaba de una tarde cuando el tenia 4 añitos y nos sentamos a pintar con fibrones toda una tarde...

El instinto maternal esta ahi, chicas... siempre... es inutil huir.

Cliente de Pablín dijo...

Tal y como la etología lo asevera, el éxito adaptativo del individuo en tanto especie no está dado por su supervivencia sino por la de su dotación genética portada por su prole. Éste es el "egoismo genético" que nos fuerza a cierto comportamiento altruista hacia ella, aún a costa de nuestras propias vidas.

Anónimo dijo...

Antípodas en una telaraña
Contorsionistas de las palabras
Emboscada de sentimientos y cabezas como vigas inquebrantables
Dejemos de encender cerillas con gases de albañal
Ni nos culpemos de un crimen no cometido
Busca a la hija que está dentro de ti
Aunque dudes de mí: Teseo o Minotauro

Alf

Pd: el destino me llevó a tu mala reputación.

Andy W dijo...

explorando este espacio con interés, volveré.