domingo

Hagamos una diferencia, que no es lo mismo “sentirse abandonada” que “sentirse sola”, y contradigo, con permiso o sin él, a la mayoría de las mujeres que leo casi a diario y oscilan entre la queja llorosa, la máscara irónica y la actitud powergirlretop pero que en el fondo se deshacen porque Él les traiga el desayuno a la cama. A mí me gusta mucho estar sola, tal vez demasiado. No es una actitud pretenciosa, ya se me van a echar todos al cuello por ese lado. No. Pero la compañía, a veces, es tan agobiante y requiere tantas atenciones que me siento incapaz de responder correctamente. Sí, todos necesitamos algo del otro, no es que recaiga en la misantropía militante, y también puede que la costumbre me haya hecho creer que quizá no es tan trágico, pero la soledad no es un estado del cual tenga que escapar a toda costa. Lo que parece deprimente, como ir a cursar un sábado a la mañana, encuentra en mí el eco de una tarde caminando por ahí, entrando a las librerías, almorzando cualquier cosa o mirando el río sin otra escolta que mis zapatillas. Supongo que con esta disposición hacia el mundo no llegaré lejos, quién sabe. Yo estoy muy tranquila. Todavía puedo viajar en el colectivo, del lado del sol, pensando en cuestiones sin importancia, sin la obligación inexcusable de compartirlas con mi compañero.

28 comentarios:

m dijo...

sinceramente, y sin explicar mucho (en realidad nada), te felicito.

el_tipo dijo...

"mi compañero" sería su compañero de asiento en el bondi...?

ah: dele que cambia la S por una C en pretenciosa...?

Chas gra.

Se vemo'

Ferdinand Mortnais dijo...

Creo que el problema siempre es la dependemcia. Hay gente que no soporta estar sola porque necesita siempre de otros que le cubran sus propios vacios.
La cuestión es poder convivir bien con uno mismo. Pero tampoco hay por qué irse al carajo. Recién me acordé de cuando cursaba los sábados y, para mi sorpresa, no sólo no fue deprimente la experiencia sino que disfruté de esa pequeña rutina ,de los paseos por el centro, por la librerias, y de las siestas a la tarde.

Tacho dijo...

no, la idea es saber diferenciar tbn q uno puede estar acompanado y no necesariamente tener que atender esos requerimientos que uno percibe obligasdos, o comentarun pensamiento que muy bien puede guardar estando tbn acompanado.

Creo que la idea no es ser pretencioso al intentar ver en la soledad un buen signo de libertad, es mas bien, una idea acabada delacostumbramiento de una situacion tal que elhombre necesita reinventar para poder amoldarse a la instancia q le toca vivir.


((igual, yo te banco si queres una compania circunstancial, en algun recoveco de una cama cualquiera))

Sil dijo...

comparto la idea de qe la perpetua compañía es agobiante (matrimonio?)
también me reflejo en eso de qe la soledad puede ser MUY rica, sin duda.
me parece qe en algún momento puede pasar qe esas cosas qe nos llenan de las rutinas en solitario pasan a no ser suficientes, y una cae en qerer "compartir"... pero también una puede conservar sus espacios, sus tiempos, sus silencios, no?

saludos fuertes!

Mamma Bambi dijo...

lindooo, liiindooo esooo. bien!

deapoco dijo...

te entiendo.
y para mi esta bien.
mientras no te de vértigo.

microcosmos dijo...

sin "escolta", me parece estupendo.
aprecio ambas: una buena compañía o una buena soledad.
salut.

mint dijo...

sentirse sola es hermoso cuando tenes tiempo :)

Ca dijo...

Yo te entiendo. Hay algo maravilloso en ir y venir suelta y contenta.
Y si, estoy de acuerdo con vos, tras mascaras mas bien hechas en lineas de montaje las que nos morimos por que nos lleven el desayuno. Yo tambien las leo, yo tambièn la veo.
Y sin embargo, què bueno era cuando me comìa todas las tostadas y leìa todo el diario y cuando se terminada, lo volvìa a empezar..

conde dijo...

lo genial y tragico de la vida es que ni bien uno está seguro de algo, se te va a la mierda. La ultima vez que me pasó algo asi fue hace cosa de semanas. Hay un tiempo para todo, y esta bueno ser flexible.

Niño Lobo dijo...

Hay que diferenciar estar solo y no tener quién te hinche... o sea, podés tener un millón de personas alrededor tuyo, y mientras no te hinchen las bolas te sentís que estás "solo"... yo detesto a la gente, pero no puedo estar solo... no sé si se entiende, igual no importa, ese es de esos comentarios que hacen parecer que no estás sola, pero en realidad es sólo para hinchar las pelotas...

cam. dijo...

Acercando posiciones con conde
estos son del tipo de planteos en los que uno piensa: es válido en el mismísimo instante de escritura,
Al siguiente empieza a parecer ser fachada de otra cosa, sospechosa
Date una semana, (no por contradecirla ni por hacer futurología) y capaz terminás del otro lado. Esto lo comento desde fatigas propias.

PD:lo de "sentirse abandonada" es de una mojigatería penosa, aplica al rubro de mujeres categóricamentes estúpidas(de esas q escriben las puertas de los baños de la facultad) que, me pa´, ni siquiera debieran ofrecerse como ejemplo comparativo al caso suyo.

saludos minerva!

MALiZiA dijo...

Hola,
me sentí identificada, pues muchas veces me sentí abandonada, otras sola, otras una llorona quejosa, también fui irónica, quizás ostente en algún momento ser una powergirlretop, pero hoy me siento feliz, y es cierto que
estoy sola, y puedo disfrutar de esos momentos en los que sólo tengo mi compañía, a la cual tuve que acostumbrarme sin pelearla.
Besos,

Peste dijo...

La compa#ia tiene una utilidad que, a veces, nos es imprescindible: ayudarnos a llevar las cargas. Cuando uno se basta para enfrentarse a la vida, o incluso cuando esta enredado en una lucha cuerpo a cuerpo y feliz de no ir perdiendo, el projimo estorba. No conozco excepciones.

gabriel dijo...

Acuerdo en que la soledad está buena, sin compromisos se vive bien, pero la compañía no siempre es agobiante, hay forma de acompañar respetando las soledades. Si estás con alguien no tiene porqué ser todo el maldito tiempo y podés igual ir al cine sola, pasear, etc, etc. Un compañero es eso también, acompañar respetando la individualidad.

gitargirl dijo...

minerva:

yo pensaba como vos hasta que probe el sexo grupal.
ahora ya no quiero estar sola, ni necesito un compañero. para pasarla bien necesito un grupito (o por lo menos dos personas dispuestas a divertirse). gustos son gustos; lo importante es disfrutar la vida con locura y pasion -como cantaba federico-.

best wishes!

pd: me parece a mi o esta entrada tiene un tono nostalgico, casi tanguero. acaso este es un blog amarillo y melancolico?

Sexy Sadie dijo...

Creo que si alguna vez existió un buen compañero, se tarda un poco más en disfrutar realmente de la soledad...pero después llegás..todos llegamos, o la mayoría ...y es maravilloso..ir por ahí totalmente libre de cualquier sentimiento ajeno a tu cuerpo. A mi me gusta...un rato...los domingos pesa más un desayuno compartido.

reuben dijo...

Ulrica era a la que le gustaba caminar sola, "a mí también, entonces caminemos juntos" le dijo el otro, que ahora no me acuerdo como se llamaba, pero que también tenía una disposición ante el mundo complicada.
Aflojá che, no seas cortada.

Nandrolono dijo...

Sì... bien; hasta acá todos de acuerdo, ¿entonces? ¿ahora qué?

Ah, no. Nada. Perdoná. Es que por un segundo quise que me contaras el final de la saga entera de películas. Porque yo no me la sé, y hasta tengo ganas de seguir viéndolas en orden...

Pero ya se me va a pasar, ¿eh? Y hasta capaz que vuelvo con las boludeces todavía menos elaboradas que la presente

Sai Bebe dijo...

escribí algo al respecto, unos post atrás, en mi blog. tema suicidio. qué se yo, es algo que va y viene, aunque sea en fantasías inconcretables. Ah, y te linkeé a mi blog, porque me gusta mucho el tuyo. Un gusto. Adiós!

lunanueva dijo...

Me gustó el comentario de Conde, es cierto que hay un tiempo para cada cosa y hay que saber ser flexible...
Pero por ahora, y habiendo vivido las dos opciones, la soledad se lleva mis preferencias.
El trabajo de construirse una identidad no acaba nunca, y la compañía permanente lo torna frustro.

LuLy dijo...

me alegra que haya gente que piense así, y se conforme con uno mismo, ya que no es la media naranja de nadie, sino una naranja sola, bien naranja y jugosa!

Isabel Bertossi dijo...

Yo estoy de novia, pero también me gusta la soledad, tener mis momentos. Estar con alguien no significa estar todo el día con esa persona. Creo que las dos cosas pueden conjugarse y llevarse bien. Me parece que también depende del tipo de compañía que tengamos al lado nuestro. Cambiando de tema, me gusta tu blog.

Adrián Deserventi dijo...

Es verdad lo que observás, doy fe. La soledad no es mala en absoluto, y se puede poner patética al querer esacapar de ella. Yo no sé adónde vas a ir a para con esa actitud tuya, por lo pronto escribís fenómeno. Voy a seguir leyendo tu blog y poray te dejo algún otro comment.
Un beso

paula dijo...

las chicasccoltop no saben estar solas y ostentan el consumo de pastas. eso me da triste..

paula dijo...

nodigo pastas de drog, sinoclonozepan, rivo


a qué aclarart

Carolina Di Bella dijo...

La soledad es un estado natural aunque no cumple los requisitos de la pauta social.
Tiene estilo propio para escribir, mucho.