miércoles

Llegó buscando "fotos del verdadero misterio" pero no encontró nada: ni fotos, ni palabras, ni respuestas. Yo también busco frases incoherentes en la infinitud de la red cuando no tengo ganas de revolver adentro ni de moverme de la silla o de la cama o de la mesa, como hoy. Agarro óleos pasteles y arruino toneladas de hojas con garabatos infantiles, escribo sobre las fantasías más perversas que jamás daré a conocer en público, vegeto al lado de la estufa y, como soy tan poco metafísica, me hubiera preguntado por las "fotos verdaderas del misterio", puesto que no está en discusión que el misterio sea cierto en sí mismo, o que haya misterios de mentira, aunque hay tantas veces en las que no quisiera comprobar que vivo entre fantasmas. Otro, enojado porque la nieve no pasó de ser un simulacro, evade la frustración pretendiendo hallar -in fraganti y al alcance de sus ojos- "pendejas drogadas cogiendo". Lamento decepcionarlo con las dos terceras partes de su requerimiento, pero ya que vino, me encantaría saber con qué cantidad de drogas encima puede uno coger de modo respetable, por ejemplo. El segundo párrafo de la página 139 de mi libro de cabecera dice que "excluidos los raros momentos en que se ofrece el cuerpo por amor, también la persona que nos ha amado se deja hacer y hace sólo por cortesía o desinterés, más o menos resignada como una meretriz". El amor puede durar tres horas, dos semanas o cien años pero la cortesía y el desinterés están junto a la lástima y esa sí que es persistente. Siempre que intento ser sentimental parece que me riera, y a la inversa, siempre que me río me avergüenzo de cuán idiota y sentimental puedo llegar a sonar, porque no sé cómo evitar ser una "literata cansina" por más que hable con oraciones largas, que es tiempo de asumir con una leve pena que mucho de esto estuvo, está y posiblemente estará dirigido de manera implícita a alguien que no conoce su existencia, aunque tal vez ya la conozca y entonces sepa, incluso, de la tristeza ancha que se esconde tras el desinterés que le demuestro por pura cortesía. En este momento quisiera tener un blog de minita para no desentonar con la declaración, pero ésto es lo que hay, resaca emocional (mal) disfrazada de literatura, y ninguna gana de filosofar sobre la teleología hegeliana a excepción de la pregunta: "¿por qué todo debería tener un fin último?", y actitud de niña confundida, y frasecitas crípticas, y hartazgo.

40 comentarios:

Lucas dijo...

por qué tan triste?

¿triste?

te invitaría un vino en casa para diluir lo que sea, pero no sé ni donde estás...

beso

Bicho raro dijo...

A mi me gusta leerte como sos.

daniela dijo...

uy,mine, a veces no da ni para blog de minita, �viste?. Pero �un poco te consuela si te digo que se pasa? Mimos sino.

Flσr dijo...

me encantó leerte.

y al que buscaba fotos del verdadero misterio, lamento decirle que el misterio no permite ser fotografiado; si no, perdería su condición de intriga. se revelaría ante nosotros.

besosss

gabriel dijo...

Creo q algunos estamos condenados la eterna melancolía. Lo de la venta,somos varios esperando su legalización, hay especies ya creadas íntegramente en el país, me avisa si desea.

Bestiaria dijo...

Usted no es un estereotipo, minerva

Ariel dijo...

La literatura cansina es harto difícil evitar: la vieja pregunta "¿Qué pasó?" se eleva a la potencia del "¿Cómo sigue esto?". Y al menos yo no encuentro respuestas claras, ni de las otras, ni las fotos del misterio.
Y sí: el blog es la botella digital tirada en un mar que es una red.
Y no: nada tiene un fin último. Las causas sólo se conocen a posteriori, cuando reconocemos sus consecuencias, que, por otro lado, nunca dan cuenta cabal de la situación actual. ¿Mentiende? Yo ya me perdí.
Saludos, Minerva.

Malala dijo...

Ay, qué actitud tan invernal, nada mejor que cero grados para rumiar parada al lado de la estufa.
Mi amigo Diego dice: "son rachas", porái tiene razón.

franco de los santos dijo...

Tu comentario sobre el sentimentalismo me recordó a Somerset Maugham. El viejo decía que en sus novelas (que fueron muchísimas) cada vez que quería emocionar la gente reía, y cada vez que quería ser ridículo en una situación sentimental, conmovía. Además, se dio cuenta de esto sólo de viejo, para su pavor.
Me aburre un poco esta cosa adolescente de estar mirando todo el tiempo la paja ajena: si alguien hace blogs que los aburren, no los lean y listo, pero no pierdan el tiempo en insignificancias.
Eso sí: el artículo que linkeás, de Bestiaria, es EXCELENTE, me hizo esbozar un par de sonrisas.
Saludos.

Anónimo dijo...

Y si, si a la vida le sacas el humor ¿que te queda?

Giorgio Novalgina dijo...

upa el ánimo!

(ay, a veces soy tan profundo)


voy a escribir un cuento que se llame "Pendejas drogadas cogiendo", sobre la historia de un marinero que pierde sus anteojos antes de embarcar.

Anónimo dijo...

yo el cuento no te lo leo, pero para la peli anotame a full.

Ricky dijo...

El post de Bestiaria es dolorosamente cruel en su acertada especificación. Y el suyo le va en zaga, no por el tono sombrío al que nos tiene placenteramente acostumbrados, más bien por la honestidad terrible de asumir, una vez más, la tensa y conflictiva relación con un estereotipo. Hay otros trapitos muy íntimos secándose al sol en el post, sobre los cuales no hay juicio posible para quien lee, solo estériles y adictivos juegos de hipótesis.

Se produce un reflujo muy interesante en este sitio cuando algunos textos sesgados por máximas de baja autoestima y/o despiadada autocrítica causan furor entre los comentaristas, quienes hacemos turnos para tirar flores a la autora. Siempre me ha parecido desgarradoramente bello y auténtico el hecho de que un sentido consuelo no sirva para nada.

Martina Navratilova dijo...

Ay, nena, pero qué hacés de tu vida que tenés tiempo para estos divagues?

Por qué no te conseguís un novio que te alegre la velada?

Chiquilín de Bachín dijo...

¿Cuál es su libro de cabecera, Minerva?

Cœlispex dijo...

Yo estoy casi seguro que el drama no es como lo pretende pintar, y encuentra gusto en emular a sus grandes heroínas/héroes. En este caso, los que consideran que en circunloquios y lamentos se halla trascendencia (¿y quién no lo haría?).

Pero el estilo es bueno, bastará darle forma nada más.

Mama Bambi dijo...

this is the way, step inside- ian curtis./ al que le quepa el sayo, que lo use. / larga vida a las meretrices.

buscá Verdad.

Luciana dijo...

No, Minerva! Nada de blog de minita, lo que posteó está tan bien escrito y también desde otro lugar. Quédese con este blog que es un placer leerle.

m dijo...

al final esos estereotipos son cualquier cosa. nos acomplejaron a todas. pero sepa que no deberían, a esta literata cansina (aunque no sé si entro del todo ahí) le encanta este blog.

Clarividencia dijo...

Es bueno el desgano de filosofar sobre teleología hegeliana. La resaca emocional no tiene fin último. Bueno haber entrado en su microcosmos blogueril.

cronopio antiheroe dijo...

La denominación Blog de minita es genial. Lo que mas me gustó es la contundencia del final.



saludos...

damaris dijo...

somos muchas en una, es eso
saludos, miner

Talleyrand dijo...

me emociono...pero a no decaer

Cenicienta dijo...

Quien pudiera escribir asi en sus momentos de hartazgo!

Los isleros dijo...

Calculo que las primeras 20 literatas cansinas habran tenido mucho exito con los literatos cansinos, o con otras literatas.

Creo que todo somos estereotipos de algo, pero como dice Mirtha, el publico se renueva.

Saludos y te Lapsang souchong, solo si esta lloviendo.

ceryle dijo...

Supongo que el próximo gran poeta de la post postmodernidad escribirá con esas frases, las que se arman para buscar en la infinitud de la red una respuesta. Y sí, pensar en un fin último como ese da tristeza. Pobre Hegel.

Minerva dijo...

Bueno, mierda, perdí lo que estaba escribiendo contestando uno por uno! Más tarde respondo. Estoy indignada con Blogger.

katza dijo...

Volviste, querida, que gusto tan grande.
Ahora te voy a abrir a diario.Lo necesito.

Nina London dijo...

Welcome back!

Irina dijo...

No sé si es oportuno, Minerva, pero pasaba a saludar. Me alegro de que hayas vuelto.


cariños.
Irina

malvisto dijo...

pero qué pasa con ese hartazgo: eso es muy exagerado; tanto para el estómago, como para eso que se llama espíritu, existen digestivos...
el hartazgo es un esterotipo: ¿lo eres?

pep dijo...

ahá. que bueno poder decirlo.

Comando Norma Aleandro dijo...

Atención a bloggers: los integrantes del C.N.A. hemos realizado un cortometraje para el concurso de Speedy, los muchachines de la banda ancha de Telefónica. La votación es hasta el 20 de agosto y se puede emitir un voto por día desde una misma computadora. Los que tengan internet en sus casas y sus trabajos podrían, de aquí hasta ese día emitir unos 20 votos en total.

El nombre del corto es “Koko Bytes” y el link es el siguiente:

www.speedy.com.ar/speedyvideo/ver_video.php?id_video=1556

La familia del Comando, plenamente agradecida

vanmar dijo...

Por fin me decido a comentarte, después de un año leyéndote, ¿qué puedo decir? que adoro las letras de esta "literata cansina"...
No sé si te lee ese alguién a quién muchas veces escribes, pero doy gracias porque exista y yo pueda leerte...

Un beso de mariposa.

ÓL dijo...

Primero: los del Comando Norma Aleandro vayan a que los vote su chingada madre.

Segundo: No eres una literata cansada .

Tercero: presisamente, la resaca es literatura.

katza dijo...

A veces, el aire de La Paternal produce esos efectos.
Se indica una cerveza bien fria o, si el termometro es muy inclemente, vino tibio, bebido lejos del balcon para no ver la sinfonia gris plomo-grasosa de la avenida San Martin-
He padecido eso ya muchas veces.
Y si llegas a hacer un blog tipo la concheta estupida,voy a buscarte y te pego.
salud
Katza

Frequent Buyer dijo...

que tenes "fantasías perversas"

no te creo!

Doctora Yvonne dijo...

No creo para nada que seas una literata cansina. Creo que esa descripción es demasiado simple, categórica y general y su autora la escribió pensando en alguien en particular. Qué lindo escribís, minerva.

=Patricia= dijo...

Tu blog en "Blogs que piensan"... Saludos.

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Resulta que volvió y yo no me había dado cuenta.
Qué picardía.
Me voy a poner el día.
Un saludo
Lucy.-